A estas alturas, seguro que todo el mundo ha oído ya lo que es «pasar por un duelo”, pero me gustaría explicar un poco más sobre qué significa el proceso de duelo y cómo podemos afrontarlo.

Lo primero que es importante aclarar es que el duelo es un proceso emocional por el que pasamos cuando perdemos algo o a alguien, por ejemplo, una relación, una mascota o un familiar. Perder no significa siempre que hayan fallecido, también podemos perder a alguien cuando se va de nuestro lado.

El proceso de duelo en estas situaciones es doloroso pero necesario porque sin él no vamos a darnos un tiempo de recuperación y de curación. La terapia psicológica puede ayudar en estos casos, explicando qué es el duelo y acompañando durante el proceso para gestionar las emociones negativas.

¿Cómo afrontarlo? 

Cada persona lleva el duelo de distintas maneras, dependiendo del contexto social y cultural. No se vive de la misma manera un fallecimiento en México que en Francia, por ejemplo. También afectan, por supuesto, los rasgos de personalidad de cada unx. Si alguien suele afrontar los problemas evitándolos y mirando hacia otro lado, lo normal es que no profundice mucho en cómo se siente durante este tiempo, y será un proceso muy superficial que puede traerle consecuencias negativas más adelante, cuando afloren esas emociones reprimidas. 

Debemos tener claro que es totalmente normal sentirse tristes durante un duelo, e incluso sentir malestar físico y cansancio. Adentrándonos más en la parte emocional, es normal sentir confusión sobre lo que ha pasado, o sentimientos de culpa por no haber podido evitarlo. Estos sentimientos forman parte del proceso normal de duelo, y hay que atravesar por ellos.

¿Qué es un duelo complicado?

Si el duelo se alarga más de un año, o 6 meses en el caso de los niñxs, y persiste la intensidad de los síntomas, estamos hablando de un duelo patológico. Técnicamente se denomina “Trastorno de duelo complicado persistente”. En estos casos, la persona que lo padece siente una dificultad enorme para aceptar la muerte o la pérdida, y siente anestesia emocional. 

A nivel social esto suele provocar también una inadaptación al entorno, provocando aislamiento e incluso dificultad para seguir adelante con su propia vida.

¿Cómo llevar mejor el duelo?

Hay ciertos factores que pueden facilitar entrar en un duelo complicado y que el proceso sea más difícil. Uno de ellos es la negación o evitación de necesidades afectivas, es decir, no permitirse la expresión emocional y la búsqueda de apoyo o afecto por parte del entorno. El duelo no es un momento para “hacerse lxs fuertes”, es un tiempo para escucharse y cuidarse.

Si te ha gustado el post, compártelo en tus redes sociales.
Category
Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *