Si resumimos muchísimo este concepto, la inteligencia emocional consta de 2 partes: reconocer, entender y controlar nuestras emociones y hacer lo mismo con las de lxs otrxs. En la calle, y cada vez más en consulta, la gente habla de que quiere aprender a gestionar sus emociones. Seguro que lo has oído. Pero, ¿qué quieren decir con esto? ¿Todxs hablan de lo mismo o cada unx tiene su objetivo propio?

¿Conoces tus emociones?

Si eres de lxs que quieren gestionar sus emociones,  debes saber que lo que estás buscando es tener más inteligencia emocional. ¿Crees que tienes inteligencia emocional? Vives rodeado de personas que van a hacer/decir cosas que van a afectarte, así que, para bien o para mal, también tendrás que aprender a manejar las emociones ajenas. 

Según Daniel Goleman, el padre de la inteligencia emocional, existen 5 componentes dentro de este tipo de inteligencia: autoconocimiento, autorregulación, motivación, habilidades sociales y empatía.

Autoconocimiento

Es básico, si quieres aprender sobre tus emociones, conocerlas y saber cuáles son tus “puntos débiles”. Haz un ejercicio rápido y plantéate qué situaciones típicamente te generan miedo, tristeza, asco o alegría. Compárate con una persona de tu entorno y descubrirás que cada unx tiene sus propias reacciones emocionales, porque dos personas no interpretan igual una misma experiencia vital.

Autorregulación 

También se conoce como autocontrol, y es la habilidad que te permite no dejarte llevar de manera descontrolada por tus emociones. Lo típico de: “He dicho cosas de las que me he arrepentido por estar totalmente furiosx”. La autorregulación emocional consiste en saber parar y reflexionar, siendo conscientes de que algunas emociones, cuando son muy intensas, nos hacen tomar decisiones impulsivas, y luego vienen los problemas.

Motivación

Goleman defendía que debemos emplear nuestras emociones de la manera correcta para conseguir nuestras metas, y debemos motivarnos para ello y ser ambiciosxs. Este aspecto es cuestionable, pero esta solo es mi opinión. Creo que bastante tenemos con controlar nuestras emociones para sentirnos bien, y luego ya veremos qué hacemos con las metas.

Empatía

Interpretar de manera adecuada las reacciones emocionales de los demás puede ayudarnos a tener relaciones más estrechas, puesto que comprenderemos mejor sus situaciones. Estas señales no solo se expresan de manera verbal, sino que a veces son signos de lenguaje no verbal y por ello hay que estar entrenadxs para que no se nos escapen.

Habilidades sociales

Tener recursos para manejar nuestras relaciones con los demás es importante para la vida diaria porque vivimos rodeadxs de gente. La forma en la que entendemos lo que nos dicen los demás nos afecta, y nuestras respuestas afectan a los demás, por lo tanto, cuanto más emocionalmente inteligentes seamos, más enriquecedoras serán nuestras relaciones. Si quieres trabajar en ello, busca aquí.

Estos son los aspectos de la inteligencia emocional. Ahora que los conoces, ¿qué me dices? ¿Tienes inteligencia emocional o nos ponemos a trabajar en ello?

Si te ha gustado el post, compártelo en tus redes sociales.
Category
Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *